FLORIS GENTLEMAN No. 89 FACE WASH 150 ml



886266319687

Novedad

Limpiador facial y preafeitado. Limpia, purifica, refresca, suaviza. con extractos de plantas. Perfumado con No. 89 de Floris. Fragancia cítrica amaderada. Uso diario, mañana y noche. Tubo 150 ml

30,00 €

impuestos incl.

Floris Gentleman No. 89 Face Wash es un suave y espumoso limpiador para el rostro, de uso diario, que purifica y refresca la piel. La mezcla de extractos británicos de sauce, de lúpulo y de avena suavizan y limpian dejando la piel con sensación confortable y revitalizada, preparada para el afeitado.

. De uso diario, mañana y noche. Se masajea una pequeña cantidad sobre la piel húmeda, evitando el contorno de los ojos, y se aclara con agua tibia.

No. 89 de Floris, aire de colonia clásica

Este limpiador facial está perfumado con la fragancia No. 89 de Floris. Creada en 1951, recibe su nombre del número de la calle londinense Jermyn donde está la emblemática tienda de Floris. Es una fragancia cítrica, suave, musgosa, masculina, floral, amaderada. El aroma elegante y distintivo del número 89 de Jermyn Street con aire de colonia clásica.

. Notas de salida: bergamota, lavanda, neroli, nuez moscada, naranja, petitgrain.

. Notas de corazón: geranio, rosa, ylang ylang.

. Notas de fondo: madera de cedro, almizcle, musgo de roble, madera de sándalo, vetiver.

Floris, familia de perfumistas británicos desde 1730

El español Juan Famenias Floris partió de Menorca hacia Montpellier (Francia), la meca del perfume en el siglo XVIII, para aprender los secretos de la creación de fragancias. Desde allí, emprende su gran aventura hacia Londres, compra el nº 89 de la calle Jermyn donde implanta en 1730 su negocio de barbería y fabricación de peines. Juan Floris, con nostalgia de los aromas de su hogar en Menorca, comienza también a recrear esas fragancias en la trastienda del nº 89, mezclando aceites esenciales tal y como había aprendido en Montpellier. La mezcla de ingredientes, importados de Europa, se hacía de forma individualizada para cada cliente y las fórmulas se registraban para poder reproducirlas a la medida de sus necesidades. Estas pocas fragancias han permanecido en el corazón de Floris hasta la actualidad como parte de la Colección Clásica.

Con el espíritu emprendedor de Juan Floris -en 1730 los perfumes eran una auténtica novedad y la calle Jermyn era el epicentro de la alta burguesía en Londres- y con su visión innovadora a la hora de crear fragancias personalizadas, la barbería se fue transformando en un elegante espacio de venta de eau de toilette y accesorios exclusivos como los peines hechos a mano importados de Menorca, brochas de afeitar, alfileres de sombrero o cepillos de dientes.

Floris cumplió 285 años en 2015. Es la familia de perfumistas británicos independientes más antigua del mundo y la única casa de perfumes designada a la Reina. La familia de Juan Floris está actualmente en la octava y novena generación. Llevan el negocio con orgullo y con las mismas premisas en el nº 89 de Jermyn Street, empleando su conocimiento y basándose en la herencia del arte de las fragancias de generación en generación, creando exquisitos perfumes que resisten el paso del tiempo y productos para cuidado corporal.

Productos relacionados